Bases Científicas del Veganismo

A continuación podrás ver por tu cuenta algunos de los muchos estudios que existen y que han sido realizados en el mundo que avalan y corroboran con información, estudios y hechos científicos la alimentación vegana.  Empezando desde estudios realizados por universidades tan prestigiosas como la Universidad de Harvard hasta best-sellers con estudios exhaustivos de importantes médicos Phd del mundo formados en la universidad de Cornell.

EL ESTUDIO DE CHINA:

Aquí el acceso al pdf. Es el estudio poblacional de nutrición más grande hecho en el mundo. La alimentación vegetariana total revirtiendo cánceres, eliminando problemas que ni los fármacos ni la cirugía consiguen. Como dicen en el prólogo, leer ese libro puede salvar tu vida, literalmente.

El estudio de China –  PDF

 

 


Un nuevo estudio publicado en la revista científica llamada “Proceedings of the National Academy of Sciences”, señala que el cuerpo ve a las carnes rojas como un invasor externo que debe ser eliminado. Los autores de la investigación, científicos de la Universidad de California, descubrieron que el cuerpo humano ve las carnes rojas como un invasor externo, provocando la emisión de una reacción inmunitaria tóxica que produce cáncer.

Aquí una reseña en español acerca del estudio.

Fuente real: Estudio de Proceedings of the National Academy of Sciences (inglés)

La investigación, que aparece publicada en Archives of Internal Medicine (Archivos de Medicina Interna), es una de las más amplias que se han realizado sobre el vínculo entre mortalidad y carne roja.

“Nuestro estudio apoya la evidencia de los riesgos a la salud por consumir altas cantidades de carne roja, la cual ya ha sido vinculada en otros estudios a diabetes tipo 2, enfermedad coronaria, enfermedad cerebrovascular y algunos tipos de cáncer” expresa el doctor An Pan, quien dirigió el estudio.

Fuente / Estudio

 


La prestigiosa dieta de Harvard

La Universidad más prestigiosa del mundo ha ‘actualizado’ la famosa pirámide alimenticia y nos sirve -nunca mejor dicho- el plato de comida saludable. Un compendio de todo lo que debemos comer -y lo que no- en nuestras comidas.
 
Esta universidad en lugar de esperar a que el USDA, algún día termine realizando una pirámide perfecta sin tener en cuenta los intereses comerciales y solo preocuparse por la salud de sus ciudadanos, ha decidido crear una que esté realmente de acuerdo con todos los estudios científicos del momento. Lo que han llamado la Pirámide Alimenticia Sana.
 
Básicamente sus recomendaciones son consumir más verduras y cereales integrales y restringir el consumo de carnes, bebidas azucaradas y sal.
 
Harvard degrada aún más de la dieta saludable a los productos lácteos, de por sí ya restringidos en las recomendaciones del Departamento de Agricultura. Tolerancia cero, porque «su alta ingesta incrementa los riesgos de cáncer de próstata y de ovarios». Los expertos de la universidad también destacan los elevados niveles de grasa saturada de los lácteos y sugieren que las espinacas, el repollo, la col o la leche de soya son fuentes más seguras para obtener el calcio que necesita el organismo.
 
En su informe, estos expertos aseguran: “Mientras que tomar calcio cada día puede reducir el riesgo de osteoporosis y cáncer de colon, el alto consumo puede incrementar el riesgo de padecer cáncer de próstata y de ovario. Además, consumir productos lácteos diariamente aumenta los niveles de grasas saturadas en nuestro organismo, así como de vitamina A, cuyos altos niveles, paradójicamente, pueden hacer que nuestros huesos se debiliten”. Y proponen como los nuevos sustitutos de la leche: las berzas, el brócoli, la coliflor, las espinacas, el repollo, la col, la leche de soya, el tofu, las judías horneadas, y suplementos que contengan calcio y vitamina D. Estos son fuentes más seguras para obtener el calcio que necesita el organismo.
HEPApr2013- Full Size
Estudios y fuentes donde lo avalan:


Diversos estudios que avalan la información acerca de que el veganismo es lo más respetuoso con el medio ambiente.

En 2010, se estrenó el documental “Meat the Truth” (La verdad sobre la carne). Este documental muestra lo que la película del ex Vicepresidente de los Estados Unidos, Al Gore, no mencionó en “An Inconvenient Truth” (Una verdad Incómoda) (2006): la industria ganadera es la principal responsable del calentamiento global. Por lo tanto, “Meat the Truth” Fue el primer documental que hizo frente a la relación entre la ganadería y el calentamiento global.

David Pimentel profesor de ecología en el departamento de Agricultura y ciencias de la vida, de la prestigiosa Cornell University Science, el 8 de diciembre 2009, dijo para el documental:

“Con los granos que consume el ganado en Estados Unidos , el número de personas que podrían alimentarse sería cerca de 800 millones”. Por término medio, se requieren 28 calorías de energía de combustibles fósiles para producir 1 caloría de proteína de carne para el consumo humano, [mientras que] hacen falta solamente 3,3 calorías de energía de combustibles fósiles para producir 1 caloría de proteína de cereales para el consumo humano.”

- En junio de 2014 se publicó en el portal de difusión científica Springer un estudio que lleva por título Dietary greenhouse gas emissions of meat-eaters, fish-eaters, vegetarians and vegans in the UK” (Emisiones de gases de invernadero provocadas por las dietas de comedores de carne, comedores de pescado, vegetarianos y veganos en el Reino Unido), en el cual se señala que “La producción de alimentos a base de animales se asocia con mayores emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) respecto de la producción de alimentos a base de plantas”. La emisión de dichos gases, como es sabido, está asociada directamente al denominado “cambio climático”.

- En 2012, Televisión Española emitió en el programa Documentos TV el documental ámame enCARNEcidamente, en el cual se explica el impacto ecológico de la industria de explotación animal.

- En junio de 2010, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) publicó un informe titulado“Assessing the Environmental Impacts of Consumption and Production: Priority Products and Materials” y UN urges global move to meat and dairy-free diet en el que dice que un cambio global hacia una alimentación sin productos de origen animal es vital para salvar al mundo del hambre, de la escasez de combustible y del peor impacto del cambio climático. Entre otros datos, el informe afirma lo siguiente:

- Una reducción sustancial del impacto ambiental sólo sería posible con un modificación sustancial de la dieta en todo el mundo, dejando de lado los productos de origen animal.
– Los productos de origen animal causan más daño que la producción de minerales para la construcción tales como arena o el cemento, los plásticos o metales. La biomasa y cultivos para los animales son tan perniciosos como quemar combustibles fósiles.
– La producción de carne y lácteos, representa el 70% del consumo mundial de agua dulce, el 38% del uso total de la tierra y el 19% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero.

- En octubre de 2009, Lord Stern, el máximo responsable de la lucha contra el cambio climático en Reino Unido dijo en una entrevista exclusiva al diario británico The Times que “la única vía para salvar el mundo es que todo el planeta se haga vegetariano”.

- En 2007, la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) publicó un artículo titulado “La diversidad de los animales de granja se encuentra amenazada” en el que se indicaba que la cabaña ganadera a la que hay que alimentar cada día con soja, cereales, etc. Para que los animales engorden era el siguiente:

- Pollos: 17000 millones.
– Bovinos: 1300 millones.
– Cerdos 1000 millones.
– Ovinos: 1000 millones.
– Cabras: 800 millones.

- En Sudamérica, donde 400 millones de hectáreas de cultivos de soya se usan para alimentar animales para el consumo humano, solo se necesitarían 25 millones de hectáreas para alimentar directamente a todos los humanos del mundo.

- El ganado ocupa el 26 % de la superficie terrestre libre de hielo. La ganadería utiliza el 70% de la tierra agrícola del mundo para producir piensos.

- En diciembre de 2011, se publicó un estudio realizado en colaboración con Greenpeace Austria y el Sustainable European Research Institut (SERI) para comparar el impacto ecológico de las carnes animales y el de alternativas vegetales (seitán, tofu y soja texturizada). Incluso la soja convencional elaborada en Brasil es cuatro veces más sostenible que la “carne ecológica” de animal. Para la producción de 1 kg de carne animal ecológica se necesitaron 46,02 m² al año, para la soja ecológica tan solo 0,73 m².

- Hay que producir 900 kilogramos de vegetales para obtener un kilogramo de carne.

- En noviembre de 2009, el periódico Tribuna publicó una entrevista a Luis Antonio Oro Giral, Premio Nacional de Investigación “Enrique Moles” en Ciencia y Tecnología Químicas de 2007, donde dijo lo siguiente:

“en el futuro habrá que cambiar la alimentación. Como seres humanos no somos capaces de construir ninguna proteína y las extraemos de los alimentos, pero la eficiencia de un bóvido es pésima, porque tiene que tomar cien kilos de proteína para que nosotros tomemos cinco, lo que implica unas pérdidas increíbles. El animal más eficiente es el pollo, porque de cien kilos asimilas veinticinco, pero con una humanidad creciente, la posibilidad de que nos alimentemos todos a través de carne me parece imposible. Cuando pensemos en qué proteínas necesita un ser humano para vivir razonablemente, tenemos que considerar seriamente que el futuro pasa por la proteína vegetal, porque el sistema de proteína animal es muy poco eficiente y además nos mete mucho colesterol. Así que en el futuro quizás seamos todos vegetarianos.” Luis Antonio Oro Giral

- En 1997, un estudio titulado “Water resources: agriculture, the environment and society”, indicaba que la baja razón de conversión energética de los piensos en carne es otro motivo de preocupación, ya que parte de los cereales producidos se destinan a la producción pecuaria. Por otra parte, los requisitos de tierra y agua para la producción de carne también pueden representar un problema importante, pues la mayor demanda de productos de origen animal se traduce en sistemas de producción pecuaria más intensivos.- En 1990, un estudio titulado “The effect of dietary changes on agriculture”, calculó que el número de personas alimentadas en un año por cada hectárea varía entre 22 personas para las papas o 19 para el arroz y 1 y 2 personas para la carne de vacuno y el cordero, respectivamente.
 
- En 1971, Frances Moore Lappe publicó el libro Diet for a Small Planet (Dieta para un planeta pequeño), con más de tres millones de copias se convirtió en un best-seller y en un libro pionero en denunciar que la producción de carne alimentada con grano es un desperdicio y una contribución a la escasez mundial de alimentos por una política alimentaria ineficaz. Comer una dieta centrada en el planeta, sostuvo, es elegir lo mejor para la tierra y nuestros cuerpos, una acción cotidiana que se encuentra a nuestro alcance para crear un mundo más sano.
- En enero de 2009, Greenpeace España publicó un estudio titulado “Impacto de la ganadería en la Amazonía”, donde se traza un mapa de las zonas de pasto de la Amazonia brasileña en el estado de Mato Grosso. Para ello, se ha empleado un nuevo método basado en el análisis de imágenes emitidas desde el satélite MODIS (Moderate Resolution Imaging Spectroradiometer) para identificar las áreas deforestadas que se utilizan actualmente con fines ganaderos y compararlas con aquellas destinadas a cultivos. En él puede leerse lo siguiente:

“Qué debe hacerse. Los ciudadanos pueden: Emprender acciones individuales para reducir su huella de carbono, como por ejemplo reducir el consumo de carne o comprobar el origen de los productos cárnicos y de soja que compran.” Greenpeace, “Impacto de la ganadería en la Amazonía”

- En noviembre de 2006, la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) publicó una nota de prensa titulada “La ganadería amenaza el medio ambiente”, basada en el informe “Livestock’s long shadow. Environmental issues and options” (La larga sombra del ganado), donde se lee lo siguiente:

“La tala de bosques para crear pastos es una de las principales causas de la de forestación, en especial en Latino américa, donde por ejemplo el 70 por ciento de los bosques que han desaparecido en el Amazonas se han dedicado a pastizales.” FAO, “La ganadería amenaza el medio ambiente”

- En abril de 2006, Greenpeace Internacional publicó su informe “Devorando la Amazonia” sobre la de forestación amazónica que se está produciendo para introducir cultivos de soja y cómo esa soja acaba siendo exportada para la alimentación de ganado que acaba sirviendo de alimento en cadenas de comida rápida y supermercados. En dicho informe puede leerse lo siguiente:

“El 80% de la producción de soja de todo el mundo se dedica a la elaboración de piensos para la industria ganadera. La creciente demanda de piensos a base de soja por los agricultores europeos está expandiendo las fronteras agrícolas hasta la selva tropical amazónica. Europa compra la mitad de la soja exportada desde el estado amazónico de Mato Grosso, donde se cultiva el 90% de la soja de la selva tropical. Carne alimentada con soja de la selva tropical encuentra el camino hasta los supermercados y cadenas de comida rápida de toda Europa.” Greenpeace, “Devorando la Amazonía”

- La revista científica Nature publicó un artículo en el que se alertaba de que en 2050 se habrá perdido el 40% de la Amazonia si la tendencia actual de expansión agrícola continúa; con ello se amenazará la biodiversidad y se contribuirá gravemente al cambio climático.

 

“En Centroamérica, el 40 por ciento de las selvas tropicales han sido taladas o quemadas en los pasados 40 años, principalmente para pastos de ganado vacuno para el mercado de exportación, a menudo para carne de las hamburguesas de EE UU. La carne es demasiado cara para los pobres en los países exportadores de carne, pero sin embargo en muchos casos los pastos del ganado vacuno han sustituido a formas de agricultura tradicional muy productiva.” John Revington en World Rainforest Report

“Estamos destruyendo la Amazonia para alimentar vacas.” Jeremy Rifkin, presidente de la Foundation on Economic Trends

 
- En noviembre de 2006, la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) publicó una nota de prensa titulada “La ganadería amenaza el medio ambiente”, basada en el informe “Livestock’s long shadow. Environmental issues and options” (La larga sombra del ganado), donde se lee lo siguiente:

“La actividad ganadera figura entre los sectores más perjudiciales para los cada día más escasos recursos hídricos, contribuyendo entre otros aspectos a la contaminación del agua, la eutrofización (proliferación de biomasa vegetal debido a la excesiva presencia de nutrientes) y la destrucción de los arrecifes de coral. Los principales agentes contaminantes son los desechos animales, los antibióticos y las hormonas, los productos químicos utilizados para teñir las pieles, los fertilizantes y pesticidas que se usan para fumigar los cultivos forrajeros.

El sobre pastoreo afecta al ciclo del agua, e impide que se renueven los recursos hídricos tanto de superficie como subterráneos. La producción de forraje obliga a desviar importantes cantidades de agua.

Se considera que la ganadería es la principal fuente terrestre de contaminación de fósforo y nitrógeno en el Mar del Sur de China, contribuyendo a la pérdida de bio diversidad en los ecosistemas marinos.” FAO, “La ganadería amenaza el medio ambiente”

- En 2003, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) publicó el resumen del informe mundial para el desarollo de los recursos hídricos, titulado “Water for people, water for life”, en el cual se muestra el siguiente cuadro sobre la cantidad de agua necesaria para producir los principales alimentos:

El Natural Resources Defense Council ha afirmado que “Según la Agencia de Protección Ambiental de EE UU, los residuos ganaderos han contaminado más de 40.000 kilómetros de ríos y las aguas subterráneas en docenas de estados.”Algunas de las sustancias contaminantes que la ganadería emite al medio ambiente son:

- Amoníaco (NH3): La ganadería produce el 68% de amoniaco inducido por el hombre, el cual contribuye de manera significativa en la aparición de la lluvia ácida.

- Dióxido de carbono (CO2): La ganadería produce el 9% del dióxido de carbono; producido en el proceso para generar el alimento vegetal de los animales.

- Metano (CH4): La ganadería representa el 37% del metano inducido por el hombre, un gas con un potencial de calentamiento global (PCG) 23 veces mayor que la de CO2, principalmente a través de la flatulencia y eructos del ganado. La mayoría de las emisiones de óxido nitroso provienen del estiércol.

- Óxido nitroso (N2O): La ganadería genera el 65% de óxido nitroso de la humanidad, que tiene un potencial de calentamiento atmosférico 296 veces el del CO2, sobre todo a partir de estiércol.

- Nitratos: La mayoría de los nitratos proceden de los fertilizantes utilizados en las tierras de cultivo. El nitrógeno es uno de los principales contaminantes de las aguas subterráneas, los acuíferos, los ríos y embalses, y finalmente de los océanos. En muchos trabajos de investigación se ha concluido que el principal factor responsable de la contaminación de las aguas subterráneas por nitratos es la agricultura. La mejor manera para conservar la vida de los ríos y mares es que el ser humano no intervenga explotando estos ecosistemas. Optar por una alimentación vegetariana estricta significa reducir la cantidad de tierras cultivadas y evitar la ganadería, de esta forma se evita que el exceso de nitratos causado por estas industrias perjudique el ecosistema marino.

- El 18 de julio de 2011, Environmental Working Group (Grupo de Trabajo Medio Ambiental) de EEUU publicó un estudio titulado “Meat eat less. Eat greener” que comparó los gases emitidos en todo el proceso de producción, desde los fertilizantes usados para cultivar alimento para los animales, hasta la matanza, transporte y cocción.

Los resultados de dicho estudio coinciden con los de un estudio similar titulado “Determining the environmental burdens and resource use in the production of agricultural and horticultural commodities” llevado a cabo por Department for Environment Food and Rural Affairs (Defra), la autoridad medio ambiental en Reino Unido.
 
- En 2008, la investigación de los profesores de geofísica de la Universidad de Chicago Gidon Eshel y Pamela Martin concluye que el ser vegano por un año ahorra 1.5 toneladas de emisiones con respecto a la dieta estándar americana, un 50% más que cambiar de un auto deportivo a un Toyota Prius. Un vegetariano que conduce un todo terreno Hummer es más respetuoso del ambiente que un consumidor de carne en una bicicleta.- En 2007, The Earth Institute publicó un informe en el que afirmaba que una alimentación vegetariana usa sólo un 25% de la energía de una alimentación a base de carne. Cambiar de una alimentación a base de carne a una alimentación vegetariana es por lo menos un 50% más eficaz para contrarrestar el cambio climático que si sustituimos un coche deportivo por un coche híbrido Toyota.- En noviembre de 2006, la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) publicó una nota de prensa titulada “La ganadería amenaza el medio ambiente”, basada en el informe “Livestock’s long shadow. Environmental issues and options” (La larga sombra del ganado), donde se lee lo siguiente:

“El sector ganadero genera más gases de efecto invernadero –el 18 por ciento, medidos en su equivalente en dióxido de carbono (CO2)- que el sector del transporte. También es una de las principales causas de la degradación del suelo y de los recursos hídricos.” FAO, “La ganadería amenaza el medio ambiente”

- Un estudio sobre la sostenibilidad ambiental de las dietas basadas en alimentos de origen animal comparadas con las de origen vegetal, publicado en la American Journal of Clinical Nutrition, estima que la producción de 1 kilo caloría de proteína animal requiere alrededor de 25 kcal de energía fósil, mientras que la producción de 1 kilo caloría de proteína vegetal precisa tan solo 2,2 kilo calorías.

 
En noviembre/diciembre de 2009, Word Watch Institute publicó unos análisis de hechos por Goodland y Anhang, coautores de “Livestock and climate change” (La ganadería y el cambio climático), en la última edición de la revista “Vigilancia mundial” (World watch), encontraron que la ganadería y sus subproductos en realidad representan al menos 32.6 mil millones de toneladas de dióxido de carbono anuales, o el 51% de emisiones de gases de invernadero cada año en todo el mundo, como se muestra en la siguiente tabla:
COMPARTE: Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on TumblrShare on LinkedIn