titulo_carnevaca

Solo en Estados Unidos mueren 37 millones de vacas en mataderos cada año.

Las Vacas son los seres muy maternales ya que el simple hecho de sentir a su cría lejos o con alguna complicación puede incluso llevarlas a la demencia y hacer lo impensable solo por buscarlas.
Las vacas tienen un buen oído y son muy sensibles a los sonidos agudos; de hecho son capaces de percibir sonidos de frecuencias altas inaudibles para nosotros (mientras que nosotros podemos percibir sonidos de frecuencias de hasta 3.000 Hz ellas son sensibles a sonidos de 8.000 Hz). Al igual que sucede con las sombras o los sobresaltos, el ruido repentino les provoca estrés.
madre

Al principio se les permite pastar en los campos grandes, hasta que terminan en celdas cubiertas de suciedad en los últimos 10 meses de sus vidas. Después de que sus cuernos son cortados con un par de tenazas (descuerne). Las vacas pueden llegar a vivir unos quince años (normalmente se las asesina al año de su nacimiento para obtener de ellas una carne más tierna).

Imagen-sobre-las-vacas
La Industria utiliza métodos que copian muy bien la discordia de los tiempos de violencia medieval, como en el descorne; las vacas y toros son sometidos al corte sin anestesia de sus cuernos para evitar el daño de su piel al tener que luchar por su diminuto espacio en las celdas.
A las vacas se les da soya, maíz y suplementos para engordarlas. Muchos desagradables subproductos se mezclan con el alimento que estas están forzadas a consumir por meses e incluso años dentro de la lechería. Finalmente, cuando ya no logran producir más leche en su cuerpo (Vea: Industria láctea) son enviadas al matadero.  

Fuentes

Ames, D.R. (1974) Sound stress and meat animals: Proceedings of the International Livestock Environment Symposium.

Heffner, R.S. y Heffner, H.E. (1983) Hearing in large mammals: horse (Equus caballus) and cattle (Bos taurus). Behavioral Neuroscience 97 (2), 299-309.
COMPARTE: Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on TumblrShare on LinkedIn