titulo_lacteos

Lácteos: La Carne Líquida

La industria lechera es la más descomunal respecto a crueldad animal y es que hay más crueldad en un vaso de leche que en un bistec. El video de abajo muestra a las vacas y los terneros siendo torturados con hierros al rojo vivo, y los dispositivos barbáricos que mutilan sus cuernos. El tremendo abuso es un procedimiento operativo estándar de la industria lechera en el mundo. Muchos otros protocolos viciosos se detallan a continuación.
  

Dado que los mamíferos hembras sólo pueden producir leche durante y después del embarazo, todas las vacas son inseminadas artificialmente en contra de su voluntad cada año para impregnarlas.

Imagen-sobre-la-leche

Un dispositivo de mano desnuda o acero largo se ingresa directo en sus úteros para inyectarlas con semen de toro. Alrededor de 9,5 meses más tarde, momentos después de dar a luz, los bebés son robados de sus madres. Desde un punto de vista empresarial, la industria láctea tiene que robar bebés para evitar que los terneros succionen la leche que quieren vender al público.

esclava lacteos

Al igual que los pollitos machos en una granja de huevos, los terneros machos se consideran inútiles subproductos de la industria láctea. A diferencia de los pollos que son tirados en las máquinas de molido plenamente conscientes, los terneros son encarcelados por la industria de la ternera en pequeños puestos de venta o cajas pequeñas, a veces con cuerdas y cadenas alrededor de sus cuellos para inmovilizarlos. Mínimo o ningún movimiento está permitido, lo que impide el desarrollo del músculo, lo que mantiene su carne mas tierna. El enlace al video también muestra los terneros lamiendo la cara del otro para consolar a los demás, y que amamantan de forma desesperada en el aire con la esperanza de conectar con las ubres de sus madres.
 

¡La industria de la ternera sólo existe debido a la industria láctea!. Si usted evita consumir los cuerpos desmembrados de bebés varones, pero consume productos lácteos, usted sigue siendo responsable de enormes cantidades de dolor y muerte, porque está apoyando el sufrimiento prolongado de vacas madres y sus bebés hembras que terminan siendo violadas y encarceladas al igual que sus madres. Después de 3-7 años, cuando las vacas ya no producen grandes cantidades de leche de calidad, son enviadas a un matadero, picadas en cientos de pedazos y se venden para carne de hamburguesa, el 90 por ciento de ella proviene de la industria láctea. Si se les diera la oportunidad, las vacas pueden vivir hasta los 18 a 25 años.

Los animales heridos son costosos por lo que siempre es más fácil matarlos a ellos que curar sus enfermedades. Mientras la madre está sangrando a muerte, también le dan una cesárea estando totalmente conscientes para que puedan cortar la garganta del bebé aún respirando.
Las máquinas están conectadas a las ubres de las vacas que sobresalen varias veces al día para aspirar en seco. Junto con innumerables medicamentos y las inyecciones de la hormona de crecimiento bovino, infecciones, forma pus dentro y fuera de la ubre. A continuación, ¡el pus se aspira con la leche!

La pasteurización, que limpia el pus, pero no lo elimina, crea una mezcla de pus desinfectado. La media mundial se sitúa alrededor de 350 millones de células de pus por litro, lo que significa que cada vaso de leche tiene alrededor de un cuentagotas lleno de pus. Las vacas criadas en instalaciones orgánicas no producen leche libre de pus tampoco. De hecho, la leche orgánica tiene más pus que la leche no orgánica, porque cuando las vacas tienen infecciones, como siempre lo hacen, los medicamentos no se utilizan para tratar la enfermedad. Por lo tanto, más pus se acumula en el sistema. La “leche” (jugo) de soya, arroz, almendra, coco, avena, lino y avellanas (veganas) junto con la leche materna humana son los únicos libres de pus.

El queso

Uno de los principales obstáculos para muchísimas personas al llegar al Veganismo es el consumo de lácteos y específicamente el queso. Pero, ¿Qué es y de dónde proviene el queso?
cheese490
El queso es simplemente mucha leche compactada y bacterialmente procesada para saber bien. Se necesitan alrededor de 10 litros de leche para producir sólo un litro de queso mientras que toda el agua es drenada dejando sobrante una mezcla de péptidos de caseína y grasa.

Para compactar se usa algo llamado “cuajo” el cual se obtiene desde manera muy antigua y hasta nuestros días sumergiendo estómagos de terneros en la leche por varios días, lo que produce una enzima llamada “renina” que coagula y compacta la leche.

Por otra parte, las vacas madres producen leche para sus bebés y para sus bebés solamente. Desde luego, no producen leche para bebés humanos, los adolescentes, los seres humanos o los humanos adultos. El cuerpo humano no tiene ninguna necesidad de la leche de vaca. La única leche que alguien alguna vez necesita proviene de los pechos de sus propias madres. Y cuando el destete se completa, la leche nunca se necesita de nuevo. (
ver: Embarazo vegano, infantes y niños.) Sin lugar a dudas, los productos lácteos son el “alimento” más estúpido y más antinatural consumido por los seres humanos.
vaca humano leche
Somos la única especie que toma leche de otras y hemos llegado incluso a aceptar y seguir tal parámetro adoctrinado alimenticio como algo normal, natural y necesario gracias al beneficio práctico-monetario que es el tener los esclavos que tienen estas industrias para producir lácteos y huevos y simplemente transformar tal obscenidad en algo común del ciudadano de nuestros días. Los lácteos son especismo, esclavitud, pandemonio y asesinato en su más grande esplendor.
COMPARTE: Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on TumblrShare on LinkedIn
  • Brandon Jerico Perez

    Este, como todos los artículos que he visto en esta pagina, es excelente, aunque hay algo en lo que discrepo, y es en eso de que somos los humanos, la única especie que toma leche de otras, eso no es del todo cierto, puesto que hay animales de otras especies que hacen lo mismo, claro, no con tanta frecuencia como nosotros, pero si lo hacen, aunque en contadas ocasiones, aun así, es un excelente articulo que cumple con su objetivo, que es mostrar la realidad tras los lácteos.