transgenicos

El consumo de Organismos Genéticamente Modificados actualmente está contribuyendo al desarrollo de enfermedades, la desaparición de cientos de especies de insectos, la toxicidad de nuestras aguas y tierras, la deforestación, la contribución al cambio climático, etc. Hay demasiadas consecuencias negativas tras el uso de la agricultura industrial y los transgénicos.

Actualmente, los alimentos más explotados para el uso de transgénicos son el maíz, la soya, el algodón y la canola. Principalmente la soya y el maíz debido a que entre un 70 y 90% de toda la producción de éstos últimos es únicamente para consumo de animales en granjas industrializadas y deben ser cosechados rápidamente.

El 90% de las plantas silvestres y un tercio de nuestros alimentos dependen de la polinización, pero un 20% de las abejas ha desaparecido a nivel mundial. ¿El responsable? La agricultura industrial, cuyos plaguicidas está diezmando la población de abejas.

Pero ese es solo uno de los problemas de la agricultura industrial. Este tipo de agricultura es un modelo:

  • Destructivo, que consume muchas cantidades de agua y petróleo.
  • Asociado a la deforestación de ecosistemas.
  • Aplica productos químicos (fertilizantes y plaguicidas) que provocan emisiones de gases de efecto invernadero como N20 (óxido nitroso), lo que supone la mayor contribución agraria al cambio climático.
  • Perjudica a los pequeños agricultores y productores y concentra el control de la agricultura en pocas manos.
gmo
Animales genéticamente modificados

Los transgénicos forman parte de este modelo de agricultura industrial. También se les conoce como Organismos Modificados Genéticamente (OMG), y son seres vivos nuevos, que no existían antes en la naturaleza, y que han sido creados en el laboratorio manipulando sus genes. Cada vez más datos científicos confirman los riesgos que suponen para la salud y el medio ambiente.


 ¿Cómo evitar los GMOs?

- Maíz, Soya, Algodón, Canola 

Evite comprar alimentos que contengan soya, maíz, algodón o canola que no sea orgánica. Prácticamente toda la comida envasada presente en supermercados contiene alguna forma de soya, maíz, algodón o canola, todas las cosechas típicamente GMO si no presentan la certificación orgánica. Desde galletas, a cereales, a snacks. 

Ingredientes comunes a evitar incluyen jarabe de maíz alto en fructosa, aceite de soya y aceite de canola. Pero muchos otros son lecitina de soya, un emulsionante añadido a toda clase de alimentos, incluyendo alimentos “sanos”, así como proteína de soya, una proteína texturada mezcla de tocoferoles (vitamina E) y almidón. A no ser que posea certificación orgánica, todos estos ingredientes son generalmente GMO.

GM-corn-m

- Azúcares 

A no ser que el azúcar sea identificada específicamente de “caña” o “panela”, lo más probable es que sea GM. Cualquier producto que contenga “azúcar” o algún otro derivado del azúcar como glucosa o sucralosa, es probablemente un GMO. Siempre busque “azúcar de caña.” El néctar de ágave, extracto puro de stevia y el xilitol son seguros y libres de GMOs.

- Endulzantes Artificiales 

Si contiene endulzantes artificiales, contiene GMOs. El popular sustituto del azúcar, el aspartame, comercializado bajo los nombres Equal, NutraSweet y AminoSweet, es producido usando trazas GM de la bacteria del E. coli, lo que significa que es un GMO. Cualquier cosa que contenga aspartame se debe eliminar de una dieta libre de GMOs.

- Aditivos Ambiguos

Evite los aditivos ambiguos como goma xantan, ácido cítrico, maltodextrina, y otros GMOs comunes. Muchos agentes texturizantes de los alimentos, realzadores de sabor, espesantes, endulzantes y fortificantes derivan de GMOs.  Algunos de los más comunes incluyen ingredientes como: goma xantan, ácido cítrico, maltodextrina, ácido láctico, dextrosa, color caramelo, polvos de hornear, jarabe de malta, almidón modificado, mono y di glicéridos, sorbitol, ácido esteárico y triglicéridos.

- Todo tipo de productos animales

El cien por ciento de los animales en las industrias de la carne, huevos y lácteos son modificados genéticamente (ver artículo), mientras que toda la alimentación animal está compuesto de soja y de maíz GM. 


 Fuentes

Transgénicos – Greenpeace

COMPARTE: Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on TumblrShare on LinkedIn