osteoporosis

¿Qué es la Osteoporosis?

La osteoporosis es una patología que afecta a los huesos y está provocada por la disminución del tejido que lo forma, tanto de las proteínas que constituyen su matriz o estructura como de las sales minerales de calcio que contiene. Como consecuencia de ello, el hueso es menos resistente y más frágil de lo normal, tiene menos resistencia a las caídas y se rompe con relativa facilidad tras un traumatismo, produciéndose fracturas o microfracturas.

Los productos animales y la enfermedad

Se suele considerar que un índice excesivo de fracturas de cadera es un indicador fiable de osteoporosis, una enfermedad de los huesos que afecta especialmente a las mujeres después de la menopausia. Es común oír que la osteoporosis se debe a una ingesta insuficiente de calcio, razón por la cual los responsables de las políticas sanitarias suelen recomendar un mayor consumo de dicho mineral.

Los productos lácteos son particularmente ricos en calcio, de manera que la industria de estos productos se afana por respaldar todos los esfuerzos que sean necesarios para fomentar el consumo de calcio. En cierto sentido, estos esfuerzos están relacionados con las recomendaciones de beber leche para tener huesos fuertes.

Sin embargo, algo está sucediendo, porque esos países donde se registra un gran consumo de leche de vaca y de sus productos derivados tienen los mayores índices de fracturas y los huesos más frágiles. Podemos encontrar una posible explicación en un informe que demuestra una asociación tan sólida como impactante entre la ingesta de proteínas animales y los índices de fracturas óseas en mujeres de diferentes países. Un informe realizado en 1992 por investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Yale, resume los datos sobre la ingesta de proteínas y el índice de fracturas que se presentaron en treinta y cuatro estudios realizados en dieciséis países; dichos datos fueron divulgados en veintinueve publicaciones científicas debidamente revisadas por colegas. Todos los sujetos estudiados eran mujeres con edades a partir de los cincuenta años.
Se descubrió que un sorprendente 70% de las fracturas se podía atribuir al consumo de proteínas animales.

Tal vez esto lo confirme el hecho de que siendo China un país que por cultura consume solo leches y quesos de origen vegetal, tiene uno de los índices mundiales de menor cantidad de población con osteoporosis. En cambio en este lado del mundo, en occidente, nos conseguimos con anaqueles y farmácias repletas de estantes llenos de suplementos de calcio, siendo que si somos un continente que por cultura consumimos leches y quesos de procedencia animal, en casi todo plato que constituye nuestra dieta, deberíamos tener los huesos más fuertes del mundo si el hecho de que los lácteos nos dieran calcio fuese cierto.

imagen_osteoporosis

Los investigadores explicaron que las proteínas de origen animal, a diferencia de las vegetales, incrementan la carga ácida de nuestro organismo, lo que significa que tanto nuestra sangre como nuestros tejidos se tornan más ácidos. Al cuerpo no le gusta este entorno ácido y comienza a combatirlo. Para neutralizar el exceso de acidez, utiliza el calcio, que actúa con gran eficacia. Pero este calcio debe proceder de algún sitio y el organismo termina por extraerlo de los huesos, que con el paso del tiempo, se debilitan y corren mayor riesgo de fracturarse.

En resumen, lo que sucede al ingerir productos de proteína animal es que nuestra sangre se acidifica lo que produce que el cuerpo busque desesperada y paulatinamente volverla alcalina; la biología de nuestro cuerpo es inteligente y combate toda irregularidad, es por esto que la única forma que nuestro cuerpo encuentra para volver a nuestro cuerpo alcalino es con el fosfato que se encuentra en nuestros huesos, el cual busca desprender para tal fin, es por esto que al mismo tiempo se desprende calcio (el cual va unido con el dicho fosfato en los huesos) y esto trae como consecuencia la temida osteoporosis.

Es evidente que en la literatura científica existen serias dudas sobre las recomendaciones convencionales respecto de los alimentos de origen animal, los productos lácteos y la densidad de los huesos. Dichas recomendaciones están influenciadas principalmente por la industria láctea, que se ocupa de divulgarlas a través de los medios. Basándome en la investigación, mis propuestas para reducir el riesgo de padecer osteoporosis son:

Mantenerse físicamente activo. Subir por las escaleras en lugar de utilizar el ascensor, andar, practicar jogging, montar en bicicleta. Nadar, practicar yoga o aerobics cada dos días y considerar el hecho de comprar unas barras y mancuernas para utilizarlas de vez en cuando. Practicar un deporte o formar parte de un grupo que incluya el ejercicio físico. Las posibilidades son infinitas y pueden ser divertidas. Si haces este esfuerzo, te sentirás mejor y tus huesos estarán mucho más sanos.

Consumir diversas clases de alimentos veganos e integrales y evitar los de origen animal, incluidos los productos lácteos. Podemos ingerir el calcio a través de una amplia variedad de alimentos de origen vegetal, como judías y hortalizas de hoja. Si prescindes de los hidratos de carbono refinados, como los cereales azucarados, el pan blanco, la pasta hecha con harina blanca y las golosinas, no deberías tener problemas de deficiencia de calcio.
Consumir cantidades mínimas de sal. Los alimentos envasados y muy procesados la contienen en exceso. Las evidencias indican que un consumo exagerado de sal puede constituir un problema.

Tomado de “Estudio de China” – El más grande estudio de nutrición realizado hasta la fecha.

COMPARTE: Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on TumblrShare on LinkedIn
  • Ramon

    lo de la osteoporosis es falso, chequeen bien esa info