“Los pollos y las gallinas muestran un comportamiendo social sofisticado… pueden reconocer a aproximadamente unos 100 otros individuos y recordarles. Tienen más de 30 tipos diferentes de vocalizaciones.” – Dr. Joy Mench, Universidad de California. 

Las gallinas son encerradas en insignificantes celdas para engordar sin tener acceso a mucho movimiento al mismo tiempo que se toman sus huevos después de puestos para la industria; cada gallina en su estado natural produce cerca de un 1 huevo al día, pero estas gallinas de la industria son sobre explotadas al someterlas a luces incandescentes con altos grados de temperatura (que las estimulan a la producción de huevos) para que produzcan 1 huevo por hora, lo que las lleva a un espantoso cansancio y a una lenta y agotadora muerte.
También se explota a las gallinas para dar a luz a tantos polluelos como sea posible, por lo que son inseminadas artificialmente en contra de su voluntad con un gancho de metal afilado directo a sus úteros para impregnarlas cotidianamente igual que a las vacas, y luego, todos sus polluelos recién nacidos son robados; los machos van directamente a la máquina de mezclado donde son lanzados para molerlos vivos y hacer derivados de carne.

En cuanto a las hembras, pasan por el mismo calvario que sus madres. De recién nacidas viven con otras miles entre sus heces y se les corta el pico (comúnmente llamado “Corte de Pico” para que de ésta manera, no puedan herirse su piel (carne) al pelear por algo de espacio en las miserables condiciones de sus celdas.

Corte de pico

Y después de ser objeto de innumerables pesticidas y drogas para hacerles tener más hambre, comer el doble y engordar más rápido. Al ya no poder producir más huevos naturalmente son enviadas de la granja al matadero.

Esta es la realidad en video: 

Fuentes

La mentira de los huevos – ADAPTT

Investigación en la industria de los huevos – Mercy For Animals

COMPARTE: